El mes pasado el Consejo Europeo aprobó, a escondidas, la firma de ACTA. Hoy, el embajador español, como representante de nuestro país y junto a los embajadores de otros 21 países europeos y de la propia UE, ha firmado ACTA en una ceremonia en el Ministerio de Asuntos Exteriores de Japón.

Los firmantes son, además de España y la UE: Austria, Bélgica, Bulgaria, República Checa, Dinamarca, Eslovenia, Finlandia, Francia, Grecia, Hungría, Irlanda, Italia, Letonia, Lituania, Luxemburgo, Malta, Polonia, Portugal, Rumanía, Suecia y el Reino Unido; es decir, todos los embajadores de países de la UE en Tokio, salvo Alemania, Chipre, Eslovaquia, Estonia y Holanda.

Otros países, como Australia, Canadá, Corea, Marruecos, Nueva Zelanda, Singapur y EE.UU., ya firmaron el Acuerdo a finales de 2011.

No ha habido demasiada repercusión ya que, como es costumbre con ACTA, no ha abundado la información. En Austria han protestado los activistas de Anonymous, y en Polonia han salido a la calle contra el acuerdo.

En ACTA se han mezclado medidas contra la falsificación, para proteger la propiedad industrial (marcas, diseños, patentes), y para proteger la propiedad intelectual (copyright), equiparando en cierta medida la propiedad material con la intelectual… Seguro que a la mayoría les sonará la frecuente confusión de la industria entre “copiar” y “robar”.

ACTA, entre otras cosas, obligaría a que los ISPs se convirtieran en la policía privada del copyright, responsabilizándoles de las acciones de sus clientes. O permitiría imponer sanciones penales (cárcel) por conceptos muy amplios, como, por ejemplo, ripear un e-book o disco con DRM, comprado y de nuestra propiedad, para pasar su contenido a nuestro lector o HD multimedia, por hacerlo sin permiso explícito de la editorial o de la discográfica.

Parece que el “Derecho a leer”, de Richard Stallman, está cada vez más cerca de la realidad.

Recuerda: la firma del acuerdo aún ha de ser ratificada por el Parlamento Europeo, entre el 29 de febrero y el 1 de marzo próximos. En La Quadrature du Net nos recuerdan que todavía podemos hacer algo para demostrar que no estamos de acuerdo con este tratado.

Comentarios cerrados. Si quieres leer los comentarios o escribir el tuyo puedes hacerlo en Barrapunto.

Anuncios